El embarazo a temprana edad es una de las consecuencias más determinantes para el desarrollo y planes de vida vinculados a la sexualidad en la adolescencia. 

 

La falta de información, planeación y la ausencia de métodos anticonceptivos han generado que muchas mujeres jóvenes queden embarazadas en la etapa en que están construyendo su sexualidad e inician la vida sexual activa, teniendo como consecuencia una elevada tasa de natalidad no deseada y desmedida.

 

 

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012, en México, una de cada dos adolescentes queda embarazada antes de los 19 años; una de cada cuatro queda embarazada antes de los 17 años; y una de cada cinco queda embarazada antes de los 16 años.

 

Es importante comprender que los embarazos a temprana edad no sólo afectan el proyecto de vida de las mujeres, sino también de los hombres, del entorno familiar, de la vida en general así como los proyectos de desarrollo de cualquier sociedad.

 

COMENTARIOS

 TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: