El desarrollo funcional de los órganos sexuales nos puede ocasionar inquietudes y dudas sobre nuestra propia identidad. El conocer a profundidad tu cuerpo te dará el poder de enfrentar con éxito la misión de otorgarte una sexualidad sana, placentera y responsable. Es importante que sepas que todos nos enfrentamos a las mismas dudas y que por lo tanto no estás sólo frente a los cambios que experimentas.

 

 

Funciones biológicas y reproductivas

 

Algunos de los principales cambios que comienzan a aparecer al dejar la infancia están precisamente relacionados con los órganos sexuales y reproductivos:

 

En las mujeres:

 

Ovulación, menstruación y ciclo menstrual

 

El ciclo menstrual es el período que transcurre entre el primer día de una menstruación y el primer día de la siguiente menstruación. Si bien suele durar 28 días, muchas mujeres tienen ciclos de entre 25 y 35 días. Además, no siempre dura lo mismo.

 

La primera menstruación es un momento muy importante en la vida de las niñas y es una de las señales físicas de que su cuerpo está madurando, y de que se están convirtiendo en mujeres adultas. Puede pasarles entre los 10 y 15 años y dejan de tenerla alrededor de los 50 años.

 

Algunas chicas desean tener su primera menstruación porque sienten que están creciendo y eso las pone contentas. En cambio, otras sienten temor o ansiedad. Por eso es necesario hablarlo antes de que llegue ese momento, para que puedan estar preparadas tanto física, emocional, como mentalmente.

 

Durante la menstruación, o en los días anteriores, las chicas pueden sentir cambios físicos y emocionales. Los dolores menstruales son bastante comunes y las mujeres pueden deprimirse, irritarse con facilidad, estar más nerviosas o estar más sensibles.

 

En mujeres y hombres:

 

Excitación:

 

Los signos más notables de la excitación sexual son la lubricación vaginal y la erección del pene. Cuando el grado de excitación aumenta en el varón y el pene alcanza sus máximas dimensiones se observa la salida por la uretra de unas gotas de líquido pre-eyaculatorio mismo que tiene la función de limpiar la uretra y lubricar el glande; además contiene espermatozoides y siempre existe la posibilidad de un embarazo.

 

Erección:

 

La erección (del latín erectio, acción de erguir o erigir) es el endurecimiento del pene, del clítoris y de los pezones, con agrandamiento y estado firme. La presencia de una erección en el cuerpo depende de complejas interacciones psicológicas, neurales, vasculares y endócrinas. 

 

En los hombres:

 

Los espermatozoides: Son las células sexuales, provistas de un largo flagelo y capaces de fecundar al ovulo de la mujer para gestar y dar origen a la vida de un nuevo ser.

 

La eyaculación

 

Durante la estimulación del pene se puede producir una emisión lanzada con rapidez y fuerza del líquido seminal a través de la uretra, provocada por las contracciones rítmicas de las paredes musculares de las vesículas seminales. Es el semen secretado por los testículos.

 

¿Cuál es el tamaño promedio del pene?

 

Es variable y puede cambiar también de acuerdo a nuestra raza. Los estudios serios para medir de forma estricta y estandarizada su longitud son complicados (las dimensiones pueden variar dependiendo de cómo se tome la medida). 

 

Con datos de varios estudios se calcula que un pene erecto puede medir promedio entre 10 y 19 cm de largo. Un pene flácido es más pequeño y en este caso el tamaño no parece ser indicativo de su talla al momento de la erección. El pene, junto con los testículos, comienza a aumentar de tamaño en la pubertad y adolescencia.

 

El tamaño del pene no influye en la capacidad del varón para gozar del sexo ni en su capacidad de tener hijos. Sin embargo, es muy común entre hombres de todas las edades, pero particularmente entre adolescentes, preocuparse por el tamaño de su pene.

 

¿Se puede fracturar el pene?

 

El pene es un órgano que no tiene hueso, por lo que no podemos hablar de una fractura en el sentido estricto de la palabra. Sin embargo, el término “fractura de pene” se utiliza para hablar del desgarre de una membrana conocida como “túnica albugínea”.

 

Una “fractura” de pene requiere atención médica inmediata. Puede ser diagnosticada generalmente con un examen físico, y en general se recomienda una cirugía para repararla.

 

COMENTARIOS

 TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: