El Virus del Papiloma Humano es la Infección de Transmisión Sexual (ITS) más común. Casi todos los hombres y mujeres sexualmente activos lo contraen en algún momento de su vida. Hay muchos tipos distintos de VPH y pueden causar problemas de salud como verrugas genitales y cánceres. Sin embargo, hay vacunas que pueden evitar que estos problemas de salud ocurran.

 

 

Se puede contraer el VPH al tener relaciones sexuales orales, vaginales o anales con una persona que tenga el virus. Se transmite con mayor frecuencia durante las relaciones sexuales vaginales o anales. El VPH puede transmitirse incluso cuando la persona infectada no presenta signos ni síntomas.

 

Toda persona sexualmente activa puede contraer el VPH, incluso si tiene relaciones sexuales con una sola persona. También es posible que presente los síntomas años después de tener relaciones sexuales con una persona infectada, lo que dificulta saber cuándo se infectó por primera vez.

 

Las verrugas genitales aparecen como pequeños bultos o grupos de bultos en la zona genital. El VPH puede causar cáncer de cuello uterino y otros cánceres como el de vulva, vagina, pene o ano. También puede causar cáncer en la parte de atrás de la garganta, como en la base de la lengua y las amígdalas (llamado cáncer orofaríngeo).

 

El cáncer generalmente puede tardar años en aparecer —incluso décadas— después de que una persona haya contraído el VPH. Los tipos de VPH que pueden causar verrugas genitales no son los mismos que los que pueden causar cáncer.

 

Para reducir su probabilidad de contraer el VPH existen vacunas que se aplican a niños y niñas de entre 11 y 12 años. Se recomiendan también para los hombres hasta los 21 años que no la hayan recibido antes y para las mujeres hasta los 26 años, si no se vacunaron cuando eran menores.

 

Usar condón al tener relaciones sexuales reduce las probabilidades de contraer el VPH. Sin embargo, el VPH puede infectar zonas que el condón no cubre, de modo que los condones pueden no ofrecer una protección total contra el VPH.

 

Las mujeres pueden enterarse de que tienen el VPH cuando obtienen un resultado anormal de la prueba de Papanicoláu (al hacerse una prueba de detección del cáncer de cuello uterino). Es posible que otras solo lo averigüen una vez que presentan problemas más graves por el VPH como cánceres.

 

Fuente: Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos.

 

COMENTARIOS

 TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: