Es una ITS muy común en México causada por el virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1) y tipo 2 (VHS-2). En diversos casos la infección no presenta síntomas, pero cuando los hay éstos adquieren forma de vesículas, ampollas o llagas alrededor de la boca, genitales o el ano. 

 

Antes de que las ampollas aparezcan la persona puede sentir hormigueo, ardor, picazón en la piel o tener dolor en el sitio donde las ampollas van a aparecer de manera periódica. Quienes adquieren esta infección pueden tener varios brotes de la enfermedad al año o a lo largo de su vida cuando el sistema inmunológico está débil.

 

Puede ser transmitida durante relaciones sexuales vaginales, orales o anales e inclusive por cualquier tipo de contacto (frotar, tocar, besar) sobre la región infectada de la piel donde haya llagas, ampollas o lesiones. Las personas también pueden pasarse la infección de una zona del cuerpo a otra, por medio del líquido presente en las llagas.

 

Debido a la naturaleza de esta infección, el herpes no tiene cura, pero existen tratamientos antivirales que previenen o acortan los brotes y disminuyen las posibilidades de transmitir la infección a la pareja.

 

COMENTARIOS

 TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: