El hábito de fumar cigarrillos es responsable de alrededor de la tercera parte de todos los tipos de cáncer, incluyendo el 90 por ciento de los cánceres de pulmón. 

 

Además del cáncer, fumar causa enfermedades de los pulmones tales como la bronquitis crónica,  enfisema y aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas. 

 

El humo del tabaco es una mezcla compleja de sustancias químicas reconocidas como cancerígenas. Las principales son monóxido de carbono, alquitrán, formaldehído, cianuro y amoniaco. 

 

Las mujeres que fuman cigarrillos durante el embarazo corren mayor riesgo de sufrir un aborto espontáneo o de que sus bebés nazcan muertos, prematuros o con bajo peso. 

 

La inhalación pasiva ocurre cuando alguien inhala el humo que exhala otra persona que está fumando o el humo que despide la punta encendida de los productos del tabaco

 

Las personas que no fuman pero que están expuestas a la inhalación pasiva aumentan su riesgo de desarrollar enfermedades del corazón en un 25 a un 30 por ciento y cáncer de pulmón en un 20 a un 30 por ciento.

 

Fuente: National Institute on Drug Abuse de los Estados Unidos.

COMENTARIOS

 TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: