La adicción a las drogas es una enfermedad crónica del cerebro, a menudo con recaídas, caracterizada por la búsqueda y el consumo compulsivo de sustancias adictivas a pesar de las consecuencias nocivas para la persona adicta y para los que le rodean. 

 

 

Si bien en la mayoría de personas la decisión inicial de tomar drogas es voluntaria, con el tiempo los cambios que ocurren en el cerebro de los adictos pueden afectar el autocontrol y obstaculizar su habilidad para resistir los impulsos intensos de consumir drogas.

 

Existen tratamientos que ayudan a contrarrestar los fuertes efectos perjudiciales de la adicción. Las investigaciones demuestran que el mejor método de asegurar el éxito es una combinación de terapia conductual con medicamentos. 

 

Fuente: National Institute on Drug Abuse de los Estados Unidos.

 

 

COMENTARIOS

 TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: