El alcohol etílico es un ingrediente intoxicante que se encuentra en la cerveza, el vino y el licor. Es un depresor del sistema nervioso central que se absorbe rápidamente en el estómago y el intestino delgado al torrente sanguíneo.


El alcohol afecta a todos los órganos del cuerpo del bebedor y puede dañar al feto en desarrollo cuando es consumido durante el embarazo. La intoxicación puede dañar la función cerebral y las habilidades motoras;

el uso intenso puede aumentar el riesgo de ciertos tipos de cáncer, ataques al cerebro y enfermedades del hígado.



El alcoholismo o la dependencia del alcohol es una enfermedad que se puede diagnosticar, y que se caracteriza por un deseo fuerte por el alcohol y su uso continuado a pesar de las consecuencias nocivas para la persona.



El abuso del alcohol, que puede llevar al alcoholismo, es un patrón de consumo que resulta en un deterioro de la salud, de las relaciones interpersonales o de la capacidad de trabajar.

Fuente: National Institute on Drug Abuse de los Estados Unidos. 

COMENTARIOS

 TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: