La amistad es una de las mejores relaciones que las personas pueden tener. Normalmente se caracteriza por un amor fraternal, puro, desinteresado, sin apego, que genera bienestar para ambas partes.

 

 

Las amistades tienen un lugar muy importante a lo largo de la vida, ya que son formas únicas para encontrar apoyo y experimentar sentimientos. Es por esta razón que en este apartado hablamos acerca de cómo manejar las emociones entre amistades, cómo conservarlas y elegirlas mejor.

 

Las amigas y los amigos contribuyen a fortalecer nuestra seguridad y autoestima personal, a la vez que favorecen y/o contribuyen en la construcción de nuestra propia identidad a partir de las similitudes y diferencias; así como a la apertura de momentos que propicien la confianza para compartir nuestros sentimientos, problemas y planes de vida.

 

Una relación que se caracteriza por la confianza y el respeto permite encontrar en ella a la persona con la cual compartir éxitos, problemas y hasta las intimidades. En la amistad es posible encontrar coincidencias, complementarnos en las diferencias, disfrutar de la compañía y poder experimentar sentimientos de felicidad. 

 

Es en la amistad que se trasciende como persona a través del amor, del intercambio, la presencia de comunicación y el poder compartir con alguien más; en este proceso tenemos la oportunidad de intercambiar opiniones, sentimientos de querer a alguien más y a la vez sentirnos queridas y queridos, construyendo una mayor seguridad.

 

COMENTARIOS

 TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: